Escucha ahora

Más para Oir

Resumen diario


FMI pide a España medidas extraordinarias para afrontar crisis ante coronavirus

Las perturbaciones temporales sobre las cadenas de suministro, el comercio, el turismo y el consumo interno ralentizarán aún más el crecimiento en 2020

FMI pide a España medidas extraordinarias para afrontar crisis ante coronavirus

Andrea Schaechte, jefa de la misión para España del FMI. Foto: Cortesía

El Fondo Monetario Internacional (FMI) afirma que las perspectivas para la economía española son sumamente inciertas a corto plazo por el impacto del coronavirus . En 2019 ya se estaba desacelerando la actividad por la incertidumbre interna y especialmente, la externa, dice el organismo en el avance de su informe anual sobre España publicado este miércoles. Pero ahora añade que las perturbaciones temporales sobre las cadenas de suministro, el comercio, el turismo y el consumo interno ralentizarán aún más el crecimiento en 2020.

El PIB de este año crecerá con toda seguridad menos del 1,6% previsto antes del contagio. De ahí que pida políticas fiscales con carácter extraordinario y temporal que protejan a la población y mitiguen el golpe económico de la pandemia.

En opinión del organismo, estas iniciativas fiscales deberían consistir sobre todo en dotar al sector sanitario de recursos suficientes y en una asistencia dirigida a los sectores más afectados y los colectivos vulnerables. Se trata de ayudar a las personas que hayan perdido su empleo y a las empresas afectadas para que no quiebren y despidan, ha explicado la jefa de la misión en España, Andrea Schaechter.

Para limitar las consecuencias de un shock temporal como el coronavirus, la institución recomienda regímenes de reducción de la jornada de trabajo, de modo que las empresas puedan acortar el horario y mantener los empleos al tiempo que las Administraciones compensan parte de la renta salarial perdida. Es un sistema que ha funcionado bien en Alemania, ha aconsejado Schaechter.

Las instituciones del mercado laboral tendrían que seguir proporcionando suficiente flexibilidad para que puedan fijarse salarios y condiciones de trabajo que tengan en cuenta las necesidades específicas de cada empresa, especialmente a la luz de los crecientes riesgos a la baja para la economía”, reza el documento del FMI.