Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


'Fuera, Bolsonaro', brasileños se toman las calles para pedir la destitución de su presidente

Los manifestantes también han criticado la gestión de la pandemia de la Covid-19 y se han quejado del aumento de los precios, sobre todo en los alimentos, la electricidad y la gasolina.

'Fuera, Bolsonaro', brasileños se toman las calles para pedir la destitución de su presidente

Los manifestantes piden la destitución del presidente brasileño. Foto: Cortesía

Miles de personas se han tomado las calles de al menos 84 ciudades de Brasil, incluidas Sao Paulo y Río de Janeiro, para protestar contra el Gobierno y pedir la destitución de su presidente, Jair Bolsonaro.

Además de pedir el juicio político contra el actual mandatario, los manifestantes han exigido la defensa de la democracia, han criticado la gestión de la pandemia de la Covid-19 por parte del actual Ejecutivo y se han quejado del aumento de los precios, sobre todo en los alimentos, la electricidad y la gasolina.

"Fuera, Bolsonaro", gritaban algunos de ellos en Campo Grande. "Vacuna en el brazo, comida en el plato y fuera Bolsonaro", decía una pancarta en la localidad de Governador Valadares. "¡Sin balas! ¡Sin hambre! ¡Nuestra lucha es por trabajos, ingresos y comida en el plato!", fue el lema de la movilización en Río Branco.

Las movilizaciones fueron convocadas por distintas entidades, movimientos sociales y sindicatos. Entre ellos, figuran el Partido de los Trabajadores (PT), el Partido Socialismo y Libertad (PSOL) y el Partido Comunista de Brasil (PCB).

Los actos reivindicativos transcurrieron con normalidad, por lo que no hubo detenidos. No obstante, en el municipio de Recife, en el estado oriental de Pernambuco, una mujer que participaba en la protesta fue atropellada cuando abandonaba la manifestación, mientras que el conductor se dio a la fuga. A pesar de que fue trasladada al hospital, no resultó herida de gravedad.

Daniel Valença, vicepresidente del Partido de los Trabajadores de Río Grande del Norte y profesor de Derecho, cree que el "fuerte" descontento del pueblo brasileño se debe a la crisis económica, social y de salud que se vive en la nación. "Hay 12 millones de familias que están en la miseria", señaló.