Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Fujimori dice no hay pruebas que lo condenen en Perú

LIMA (Reuters) - El ex presidente peruano Alberto Fujimori asumió el miércoles su propia defensa y aseguró que no existen pruebas sobre su culpabilidad por abusos a los derechos humanos, cargos por los cuales enfrenta un juicio que vería pronto una sentencia tras más de un año de interrogatorios.

LIMA (Reuters) - El ex presidente peruano Alberto Fujimori asumió el miércoles su propia defensa y aseguró que no existen pruebas sobre su culpabilidad por abusos a los derechos humanos, cargos por los cuales enfrenta un juicio que vería pronto una sentencia tras más de un año de interrogatorios.

En la primera de sus dos intervenciones previas a un histórico y esperado fallo, habló al panel de jueces afirmando que durante su gestión de 10 años devolvió la paz a Perú combatiendo al "infierno del terrorismo".

Detrás de un podio y ocasionalmente con tono de voz enérgico, agregó que propició el desarrollo económico de Perú en un discurso calificado de "netamente político y electoral" por familiares de víctimas de abusos a los derechos humanos.

"Nadie ha podido aportar ni una sola prueba que me condene y no lo han podido hacer porque simplemente no existen, porque como lo dije desde el inicio, ¡soy inocente!", dijo Fujimori, enfatizando su discurso sacudiendo sus manos en el juicio que fue transmitido en directo por varios canales de televisión.

Fujimori es juzgado por "homicidio calificado y secuestro" por la matanza de 25 personas, entre ellas un niño, cometida por un escuadrón militar bajo sospecha de ser de la guerrilla, y por el rapto de un empresario y un periodista opositores.

Los fiscales piden 30 años de cárcel para Fujimori, de 70 años, y la sentencia podría anunciarse a mediados de abril, para dar fin a uno de los procesos más importantes en la historia de este país, según fuentes judiciales.

Fujimori afirmó que cuando asumió el Gobierno el país estaba sumido en una violenta guerra interna y en la peor crisis económica de su historia, tratando de justificar su política antisubversiva que según organismos de derechos humanos derivó en varios casos de abusos contra inocentes.

"Ningún presidente recibió un país peor al que yo recibí el julio de 1990, el Perú que yo heredé era un desastre (...) con problemas en todos los frentes, fue un país extremadamente difícil de gobernar, quizás el más difícil de gobernar en nuestra historia republicana", aseveró el ex presidente que portaba lentes y lucía un terno oscuro y corbata azul.