Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Peligroso huracán se dirige a las costas de México

El huracán Jimena se fortalecía peligrosamente en su avance hacia la península mexicana de Baja California, ahuyentando a turistas, llevando a los residentes a proteger sus casas y obligando a posponer una conferencia financiera de alto nivel.

Peligroso huracán se dirige a las costas de México
Los vientos de Jimena se intensificaron a casi 250 kilómetros por hora el lunes, alcanzando el límite de una letal tormenta de categoría 5, dijo el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

Los huracanes de categoría 5 representan el máximo en la escala de intensidad Saffir-Simpson y pueden causar daños devastadores si tocan tierra.

"Nunca había visto una tormenta así de grande en los 23 años que llevo viviendo aquí", dijo Caterina Acevedo, vecina de Los Cabos.

"Causa mucho miedo (..) pero cuando intenté salir de la ciudad todas las plazas de los aviones estaban vendidas", añadió.

Gran parte de Baja California es una zona desértica y montañosa escasamente poblada, popular entre los amantes de la naturaleza, los surfistas, pescadores deportivos y jubilados. Los Cabos, que cuenta con más áreas urbanas, atrae a los turistas a sus canchas de golf, centros turísticos y playas.

México, un importante productor de crudo, no tiene instalaciones petroleras en el Pacífico. Pero los puertos en el área han comenzado a cerrar debido a la cercanía de Jimena, que se formó y aumentó su intensidad durante el fin de semana.

Traslado de conferencia a la capital

Responsables de economía de varios países iban a reunirse martes y miércoles en Los Cabos para discutir sobre los paraísos fiscales, pero la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) trasladó su encuentro a la capital mexicana ante la amenaza de la tormenta.

La reunión "ha sido trasladada a Ciudad de México ante la amenaza de graves daños que representa el huracán Jimena", dijo en un comunicado el grupo con sede en París.

El CNH pronosticó que el fenómeno alcanzará el martes el área de Los Cabos y se desplazará tierra adentro el miércoles, volcando ente 130 y 250 milímetros de lluvias en la parte sur de Baja California.

El puerto de Cabo San Lucas estaba cerrado y veleros, botes con suelo de vidrio para turistas y taxis de agua fueron llevados a tierra por cuestiones de seguridad.

Las autoridades de defensa civil abrieron refugios temporales en escuelas para los vecinos más pobres, muchos de los cuales viven en ranchos endebles, pero pocos parecían tener ganas de abandonar sus hogares y los autobuses esperaban vacios a los evacuados voluntarios.

México emitió un alerta por huracán para el área. El CNH pronosticó significativas inundaciones en la costa.

Los estadounidenses residentes en Los Cabos se aprovisionaron de alimentos y agua, además de llenar los depósitos de gasolina de sus automóviles y generadores.

Pero algunos turistas decidieron acortar sus vacaciones, como Neil Freese, de 29 años, quien salía apresuradamente de su hotel junto con amigos rumbo al aeropuerto para regresar a San Francisco. "No quiero quedarme atrapado aquí", dijo Freese.