Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Putin y Biden prometen diplomacia y diálogo para su llamada telefónica

Estos últimos, aunque los dirigentes rusos lo nieguen, son sospechosos de estar a las órdenes del Kremlin.

Putin y Biden prometen diplomacia y diálogo para su llamada telefónica

Putin y Biden prometen diplomacia y diálogo para su llamada telefónica. Foto: AFP

Los presidentes de Rusia y Estados Unidos reivindicaron, a pocas horas de mantener una conversación el jueves, su voluntad de dialogar para resolver las tensiones entre Moscú y los países occidentales que temen una posible invasión rusa de Ucrania.

En su mensaje de fin de año a su homólogo Joe Biden, Vladimir Putin dijo estar "convencido" de que era posible un diálogo "eficaz" y "basado en el respeto mutuo" entre ambos países, recordando una cumbre de los dos líderes en junio en Ginebra.

"Solo la vía de las negociaciones puede resolver la abundancia de problemas inmediatos que hay entre nosotros", dijo posteriormente el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Horas antes, una vocera de la Casa Blanca había asegurado que Biden ofrecerá a Putin "una vía diplomática" como salida a la crisis ucraniana, antes de las negociaciones sobre la seguridad en Europa que comenzarán el 10 de enero también en Ginebra.

En su entrevista, prevista sobre las 20H30 GMT, el presidente estadounidense recordará que sigue "profundamente preocupado" por la presencia de tropas rusas en la frontera con Ucrania y que está "preparado para responder" en caso de invasión, según un alto cargo de la Casa Blanca.

A Washington "le gustaría que las tropas (rusas) regresaran a sus zonas de entrenamiento habituales", precisó esta fuente.

Ante la cercanía del encuentro de enero, Moscú repite constantemente que su prioridad es negociar dos tratados que redefinan el equilibrio y la arquitectura de seguridad en Europa.

Rusia considera una amenaza directa a sus intereses el apoyo de Estados Unidos, la OTAN y la Unión Europea a Ucrania, con un gobierno prooccidental.

Por ello, el Kremlin ha presentado dos exigencias para contener la tensión: frenar cualquier ampliación de la OTAN hacia su territorio y terminar con las actividades militares occidentales en lo que Moscú considera su zona de influencia.

Costos exorbitantes

Joe Biden sigue consultando "a sus aliados y socios", dijo la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Emily Horne. El secretario de Estado Antony Blinken habló el miércoles con el presidente ucraniano Volodimir Zelenski y con sus homólogos de Francia, Alemania y Reino Unido.

Zelenski afirmó en un tuit haber recibido garantías de "pleno apoyo estadounidense" para "combatir un ataque ruso".

Con los ministros de Exteriores francés Jean-Yves Le Drian, alemana Annalena Baerbock y británica Elizabeth Truss, Blinken reafirmó el "consenso" para "imponer consecuencias masivas y costos exorbitantes a Rusia" si ataca.

En una entrevista telefónica previa a principios de diciembre, Biden amenazó a Putin con sanciones "como nunca había visto" si ataca a Ucrania.

Los países occidentales han descartado hasta ahora una respuesta militar a una eventual invasión rusa y el Kremlin ha hecho poco caso a las amenazas de sanciones.

Rusia y su élite dirigente ya son objeto de numerosas represalias económicas de los países occidentales por la cuestión ucraniana y la represión del país, pero ninguna de estas medidas ha hecho cambiar de actitud al Kremlin, más bien lo contrario.

Rusia descarta concesiones

Moscú niega estar amenazando Ucrania, aunque en 2014 se anexionó su península de Crimea, y afirma actuar en respuesta a la hostilidad de Occidente que respalda a Kiev, especialmente en su conflicto contra separatistas prorrusos en el este del país.

Estos últimos, aunque los dirigentes rusos lo nieguen, son sospechosos de estar a las órdenes del Kremlin.

La negociación del 10 de enero se anuncia tensa. El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha descartado de entrada cualquier "concesión" y Estados Unidos ya había advertido que algunas peticiones rusas eran "inaceptables".

El encuentro en Ginebra estará seguido por una reunión entre Rusia y la OTAN el 12 de enero y por otra el día siguiente en el marco de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), de la que Estados Unidos es miembro.

"Sobre qué vendrá después, lo vamos a ver en función de la disposición de Estados Unidos y de la OTAN de tener una discusión concreta sobre nuestras preocupaciones", señaló el jueves María Zajárova, portavoz de la diplomacia rusa.