Escucha ahora

Panamá Hoy Edición Vespertina


Unión Europea quiere blindarse ante segunda prórroga del Brexit

La iniciativa es con el fin de evitar el riesgo de sabotaje interno de Londres

Unión Europea quiere blindarse ante segunda prórroga del Brexit

Ministra británica, Theresa May. Foto: Cortesía

BRUSELAS: La segunda prórroga solicitada por la primera ministra británica, Theresa May, coloca a los 27 socios comunitarios ante la tesitura de retrasar la salida del Reino Unido de la UE prevista inicialmente para el 29 de marzo y aplazada al 12 de abril o desencadenar una ruptura brutal de imprevisibles consecuencias.

La mayoría de los socios se resignan a la concesión de una prórroga de hasta un año, siempre y cuando se blinde a las instituciones europeas ante el riesgo de interferencia de un socio en retirada pero con plenos derechos de voto y participación. La dureza o levedad de ese blindaje provoca serias discrepancias entre los socios, y por primera vez desde el inicio del Brexit en 2016, el caos político de Londres amenaza la unidad de la UE.

En su esfuerzo por convencer a Bruselas, May asegura que, de fracasar las negociaciones con los laboristas, someterá a votación en el Parlamento una serie de alternativas a su plan y acatará la decisión de los diputados y como señal de buena voluntad, se muestra dispuesta a convocar las elecciones al Parlamento Europeo (el 23 al 26 de mayo) si en esa fecha el Reino Unido sigue siendo miembro de la UE.

La respuesta oficial a esa petición llegará en la cumbre europea extraordinaria convocada para el 10 de abril en la que se espera que May concrete los planes esbozados en la carta para rematar el Brexit. Pero el brit-escepticismo de Bruselas alcanza tal nivel que los preparativos de la cumbre europea giran ya en torno al blindaje que debería adoptar la UE ante el riesgo que comporta la permanencia a largo plazo de un socio con voluntad expresa de marcharse.

elpais.com

Las negociaciones internas de la Unión para el segundo aplazamiento del Brexit arrancaron en la tarde del viernes, pocas horas después de que Bruselas acusase recibo de la carta en que Theresa May solicita aplazar de nuevo la salida del Reino Unido, esta vez hasta el 30 de junio.

May, entre inasequible al desaliento y ajena a la realidad política de su país, se muestra esperanzada en la carta en que sus actuales conversaciones con el líder de la oposición, Jeremy Corbyn, permitirán que los dos principales partidos del Reino Unido sumen el respaldo necesario para aprobar el acuerdo de salida en el Parlamento británico.