Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Beto Cuevas lanza su segundo disco como solista

El rockero chileno también contó que uno de los grandes descubrimientos que vivió durante la etapa de producción de "Transformación" fue darse cuenta que no necesita sentirse miserable para escribir canciones, y por el contrario, pudo hacerlo en un ciclo luminoso y feliz, como el que vive desde hace un par de años.

Beto Cuevas lanza su segundo disco como solista
Para Beto Cuevas, la "transformación" más importante de su carrera musical llegó hace siete años cuando finalizó un ciclo con La Ley y apostó por un camino en solitario, consciente de que su proyecto podía o no tener el éxito y la convocatoria de su anterior agrupación.

"Después de 17 años de carrera sabes que trabajas una marca. Hay una generación que creció con la música de La Ley. Mucha gente aún me identifica como `el cantante de La Ley'. Pero un día eso se acaba y entonces tienes que empezar a construir tu propio camino. Ser solista fue un gran cambio y se requería mucha valentía porque sabía que no sería nada fácil comenzar de nuevo", dijo Cuevas el lunes en una conferencia de prensa en la Ciudad de México.

El músico chileno afirmó que le enorgullece el trabajo que realizó con sus ex compañeros de La Ley durante casi dos décadas, pero que llegó un momento en el que las frustraciones y la tensión entre los integrantes del grupo fueron más fuertes que la música.

"Llegamos a un punto en el que no la estábamos pasando tan bien, ya no podíamos mentirnos a nosotros mismos. Cuando llegas a la casa y te miras al espejo, ahí está la verdad. Yo sabía que quería forjar un camino independiente y desarrollarlo", explicó el rockero de 45 años.

Cuevas afirmó que convertirse en solista significó salirse de su zona de confort y comenzar la construcción de un camino propio, que hoy se ve reforzado con su segundo álbum como solista, "Transformación", que sale a la venta el martes.

Por ello, el intérprete descartó que él y sus ex compañeros piensen en una reunión de La Ley en un futuro cercano.

"Estamos en conversaciones para volver en 2067 y en estos dos años estuve trabajando para hacer estas canciones", dijo Cuevas en tono de broma.

"Para mí, la mejor escuela que pude tener fue La Ley y me siento orgulloso de eso", afirmó.

El rockero chileno también contó que uno de los grandes descubrimientos que vivió durante la etapa de producción de "Transformación" fue darse cuenta que no necesita sentirse miserable para escribir canciones, y por el contrario, pudo hacerlo en un ciclo luminoso y feliz, como el que vive desde hace un par de años.

"Este disco se gestó luego de un período donde yo estaba más introvertido, aparte de esos momentos de ansiedad por querer que las cosas salieran antes. El proceso de `Transformación', en general, fue maravilloso, sobre todo porque me abrí a la posibilidad de trabajar con otras personas y que no todo recayera en mi", dijo.

"Transformación", del cual se desprende el primer sencillo "Quiero creer", a dúo con el rapero Flo Rida, fue producido por el estadounidense Jared Lee Gosselin y contó con la participación del hijo de Cuevas, Diego, en la canción "Come and Get Me".

El álbum también incluye un tema en colaboración con la actriz estadounidense Sharon Stone, "Eterno", y otro titulado "Goodbye" con la intervención de la española Leire Martínez, vocalista actual de La Oreja de Van Gogh. Asimismo, la argentina Deborah del Corral aportó su voz en "Aterricé".

Cuevas, quien actualmente promociona "Goodbye" y funge como coach en el programa de televisión "La Voz México", presentará en vivo "Transformación" el 9 de noviembre en el Teatro Metropólitan de la capital mexicana. Días antes viajará a su país natal para presentar allí su nuevo trabajo discográfico.

El músico se mantuvo al frente de La Ley durante 17 años, época en la que la agrupación se convirtió en la única banda chilena en obtener un Grammy por su "MTV Unplugged" de 2001. En ese tiempo, el grupo grabó ocho discos de estudio, entre los que destacan "Invisible" de 1995 y "Vértigo" de 1998.