Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Desaparece documento que certifica defunción de la URSS

El bielorruso Stanislav Shushkévich, uno de los tres firmantes del acuerdo que certificó en diciembre de 1991 la defunción de la Unión Soviética, no sale de su asombro desde que supo que ese histórico documento ha desaparecido.

Desaparece documento que certifica defunción de la URSS
El bielorruso Stanislav Shushkévich, uno de los tres firmantes del acuerdo que certificó en diciembre de 1991 la defunción de la Unión Soviética, no sale de su asombro desde que supo que ese histórico documento ha desaparecido.

“Lo han tenido que vender a alguien aficionado a los documentos raros e históricos”, señaló Shushkévich.

Shushkévich decidió interesarse por el paradero del original cuando se disponía a escribir sus memorias, pero el Ministerio de Exteriores de Bielorrusia le respondió que ya no lo tenía en su poder.

“Yo quería el original, pero es que la versión en ruso también se ha esfumado. Después de estampar mi firma en el documento, éste fue entregado al encargado de protocolo de la Cancillería bielorrusa”, dijo.

El expresidente del Parlamento bielorruso, que con la desintegración de la URSS se convirtió en el primer jefe de Estado bielorruso, recuerda que él mismo hizo varias copias y las repartió entre las principales estructuras de poder de la república.

Sea como sea, una vez superada la sorpresa inicial, Shushkévich descarta que este incidente “pueda tener alguna secuela jurídica en relación con la desaparición de la URSS” como Estado de derecho.

El último dirigente de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Mijaíl Gorbachov, tampoco pudo eludir hablar el sábado sobre este asunto con ocasión de su 82 cumpleaños.

“¿De verdad? Interesante. Pues, entonces hay que restablecer la URSS. Si los documentos del Acuerdo de Bielovézhskaya Puscha ya no existen de verdad y hay que restaurar lo que había, estoy dispuesto a regresar”, dijo en declaraciones al diario Komsomólskaya Pravda.

Ya en tono más serio, Gorbachov, que es tachado de traidor por muchos nostálgicos por permitir la desaparición del Estado totalitario, destacó: “Nadie me relevó del cargo. Yo mismo me fui”.