Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Gala latina termina en desorden

WASHINGTON (AP) -La cantante colombiana Shakira lamentó el lunes que su colega puertorriqueño Luis Fonsi no pudiera participar en la gala hispana organizada como parte de las celebraciones del ascenso a la Casa Blanca del ex senador Barack Obama.

Gala latina termina en desorden
WASHINGTON (AP) - Luis Fonsi declaró que había tenido un extraordinario 2008 y que en el 2009 todo me está saliendo bien.

Imagínense, hasta me han dado el honor de cantar aquí y lo haré con orgullo, dijo Fonsi a reporteros al ingresar el domingo por la noche a la llamada Gala Inaugural Latina, una de las festividades para celebrar la asunción al poder de Barack Obama el próximo martes. Pero, Fonsi no cantó.

El cantante puertorriqueño fue una de las víctimas más notables del desorden con que se realizó el espectáculo en dos tercios del Union Station, la estación más vistosa del tren subterráneo de Washington.

Cuando faltaba media hora para empezar, según el programa oficial, trabajadores de una firma banquetes estaban recién acomodando las pocas mesas que algunos afortunados pudieron ocupar.

Fuentes de los organizadores dijeron que habían vendido todas las 3.000 entradas ofertadas, a 200 dólares cada una. La mayoría de los asistentes, vistiendo trajes de noche, siguió de pie el largo y a ratos pesado programa. Algunos se pararon sobre las pocas sillas para tener una mejor visión. Muchas mujeres se quitaron los zapatos para resistir la presión de los tacones.

Oficialmente, el espectáculo debía haber empezado a las 7.57 p.m. y terminado a las 12 de la noche. Pero, cuando el actor Edward James Olmos anunció el show se terminaba porque la estación debería continuar con sus actividades habituales, eran ya más de la medianoche y faltaba por lo menos una hora de programación y sólo habían cantado Cucu Diamantes y Yerba Buena, Paulina Rubio y Alejandro Sanz.

Olmos, que estaba visiblemente perturbado por las continuas fallas del micrófono inalámbrico, hablaba en el escenario con Dolores Huerta, cofundadora de la Asociación Nacional de Trabajadores Agrícolas, el sindicato más poderoso de ese campo en Estados Unidos, cuando le comunicaron que debería terminar el programa.