Escucha ahora

Panamá Hoy


Curiosidades: Científicos buscan voluntarios que deberán pasar dos meses en cama

Los candidatos deberán estar con la cabeza ligeramente inclinada hacia abajo a menos de seis grados

Curiosidades: Científicos buscan voluntarios que deberán pasar dos meses en cama

Experimento 60 días en cama. Foto: Archivo

El Instituto Espacial de Medicina y Fisiología de Toulouse, en Francia, está buscando voluntarios que pasen dos meses en una cama a tiempo completo para medir los efectos de la ingravidez en el cuerpo.

Los candidatos seleccionados pasarán 60 días de espaldas para que los investigadores estudien los efectos de la microgravedad, un estado de ingravidez virtual.
La oferta de empleo busca candidatos de entre 20 a 45 años que no fumen, no tengan ningún tipo de alergia y que cuenten con un índice de masa corporal máximo de entre 22 y 27. 

Los 24 candidatos seleccionados por los investigadores se someterán posteriormente a una serie de pruebas durante dos semanas para pasar a la fase final: pasar 60 días sobre una cama.

El coordinador del experimento, el doctor Arnaud Beck, ha explicado a la versión francesa de 20 Minutos, que el objetivo de la segunda fase de su estudio clínico es el de reproducir la ingravidez de la Estación Espacial Internacional (ISS).

Pese a que la suma de dinero es importante: los candidatos recibirán 16.000 euros por sus dos meses de trabajo. Aquellas personas que participen en el proyecto deberán comer, lavarse y realizar todas las funciones corporales mientras están acostados en la cama: La regla es mantener al menos un hombro en contacto con la cama o su marco.

El experimento trata de descubrir los efectos perjudiciales de la ingravidez prolongada en el cuerpo humano y encontrar maneras de combatirlos: En ciertas condiciones el sistema cardiovascular acaba siendo afectado y no es capaz de hacer el mismo esfuerzo que antes del experimento. Incluso vemos una mayor tendencia a caídas en la presión arterial y el vértigo.

Durante este proceso, los voluntarios experimentarán, al igual que los astronautas, pérdida muscular en la parte inferior del cuerpo y de densidad ósea. De hecho, a los voluntarios, que utilizarán las dos últimas semanas del estudio para recuperarse, les resultará difícil permanecer de pie después tras los 60 días tumbados.