Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Los cables de los ordenadores se resisten a desaparecer

Hasta la fecha, esta conectividad tan limitada parecía patrimonio exclusivo de teléfonos y tabletas

Los cables de los ordenadores se resisten a desaparecer

Los cables de los ordenadores se resisten a desaparecer. Foto: Cortesía

Las compañías de ordenadores parecen apostar cada vez más por equipos sin cables. El nuevo MacBook, recién comercializado, sigue la estela del Chromebooks de Google y la gama Microsoft Surface, aunque se trata de un equipo más potente y con un precio superior al de la mayoría de modelos de sus competidores: 1.449 euros en su versión más básica.

Sin embargo, las conexiones de wifi habituales no permiten competir con la velocidad con la que un cable logra transferir datos. Una conexión wifi de 50 megas de descarga y 5 de subida tarda casi un minuto en transmitir 100 megas de un móvil al ordenador. Si se realiza esa misma operación conectando los dispositivos con un cable USB 2.0, se emplean 10 segundos, aún menos si se usa un cable USB 3.0. De ahí que trabajar con ordenadores sin cables pueda resultar una experiencia frustrante cuando se realizan tareas que trasciendan navegar por Internet, redactar textos o editar una foto.

Hasta la fecha, esta conectividad tan limitada parecía patrimonio exclusivo de teléfonos y tabletas. Incluso un híbrido de tableta y PC, como la nueva Surface 3, dispone de un puerto USB 3.0, uno micro-USB para cargar el equipo, un DisplayPort para conectar un monitor y un lector de tarjetas Micro SD. Incluso el nuevo ChromeBook Pixel dispone de dos puertos USB-C, dos USB 3.0 y lector de tarjetas SD.

elpaís.com